cultivo-del-garbanzo

El cultivo del garbanzo es un procedimiento con ciertos aspectos a tener en cuenta. La leguminosa cicer arietinum o mejor conocida como Garbanzo. Tiene su origen en el Mediterráneo Oriental de países como Turquía, Grecia y Siria. Es conocida por su alto contenido de vitaminas y minerales, convirtiéndola en unas de las más cultivadas en distintas regiones. Hoy, te describiremos una guía sencilla de siembra del garbanzo que de seguro te será de gran ayuda.

Datos importantes sobre el cultivo del garbanzo

  • En términos generales, el garbanzo es una hortaliza que se cultiva en los meses de noviembre o principios de diciembre. Se caracteriza por ser un arbusto que puede medir 50 centímetros en altura. Sus hojas están dispuestas en pares cubierta de un llamativo color verde oscuro.
  • Se distinguen principalmente por las flores en color blanco y morado y en cada vaina se pueden contener unas dos semillas de garbanzo. Entra en la familia de las leguminosas y crecen con luz solar y poca sombra, se aclimatan perfectamente en zonas cálidas y su ciclo de cultivo alcanza los 100 días.
  • Su cosecha puede ser abundante en terrenos amplios, aunque también se pueden sembrar en jardines o macetas pequeñas en casa. Para este tipo de cultivo casero, se recomienda que el terreno o el suelo tengan una profundidad de 30 cm.
  • Lo que más le favorece es el sistema de drenaje en el suelo, debe estar muy bien nutrido de composta haciendo mezcla de tierra para aumentar su probabilidad de nutrientes. Es aconsejable que se produzca una siembra en suelos neutros o ligeramente ácidos, esto permitirá un desarrollo excelente en la siembra y se notará en la cosecha.
  • Para el cultivo del garbanzo existen dos formas de hacerla, está la siembra por semillero que puede tardar 10 a 15 días en germinar, o de forma directa. La más cuidadosa debe ser la siembra por semillero, al trasplantar las germinaciones se debe tener cuidado para no lastimar las raíces y cortar su desarrollo.
  • Sin embargo, para las siembras en hectáreas de terreno grande su sistema de cultivo es directo, así se obtiene mayor garantía en el crecimiento de la planta ya que es un terreno productivo y garantizado.

Pasos para la siembra del garbanzo

Ahora que ya conoces los datos generales sobre el cultivo del garbanzo, necesitas saber los pasos correctos a seguir para su siembra. Como ya hemos destacado el garbanzo tiene excelentes propiedades nutricionales, pero las adquiere principalmente de la tierra en la que se produce y de allí la importancia de elaborar una buena técnica de cultivo como describiremos a continuación.

Primero: Limpieza del terreno

Quita las malas hierbas y los restos de otros cultivos si los has tenido, elimina los residuos para garantizarte un buen cultivo del garbanzo y que éstos reciban la cantidad de nutrientes adecuada.

Es aconsejable que las plantas sean arrancadas desde su raíz para evitar que crezcan nuevamente. Puedes remover el suelo con un rastrillo para que quede suelto y bien ventilado, siendo de gran provecho para el cultivo.

Segundo: Preparación del suelo

Es momento de preparar el suelo, antes de empezar a sembrar debe humedecerse todo el terreno para reducir el riesgo de la expulsión de semillas con la fuerza del agua. Fertiliza el suelo de la manera más conveniente posible, o como lo realizas habitualmente.

Utiliza fertilizantes mezclados y aplícalos a una profundidad de 5 centímetros para que puedan ser absorbidos por la planta sembrada. El abono es muy recomendable para generar un buen cultivo.

Tercero: Introducción de la semilla

Para la introducción de la semilla en el suelo, se deben formar zanjas con una separación de 45 centímetros como mínimo. Cada una de las zanjas deben tener un montículo de tierra entre espaciados y plantar de 2 a tres semillas.

La profundidad en la que debe colocarse la semilla es entre 4 a 5 centímetros y cubrirla ligeramente con una capa de tierra. Luego de introducirlas se riega con agua sin ahogar el terreno.

Cuarto: Selección de plantas

Al cabo de unos días, irá germinando la semilla. Con respecto al garbanzo este toma casi 12 días para germinar, si has visto que ha germinado más de una semilla en un agujero poda con la mano las más débiles y deja las más fuertes. No las arranques de raíz ya que pudieras extraer parte de la planta fuerte. Para determinar una buena selección de plantas, debes observar muy bien su tallo y la altura.

En caso de realizar una germinación en semillero, es conveniente tomar la planta, parte de la tierra alrededor y esperar a que tenga suficiente raíz para trasplantar.

cultivo-del-garbanzo

Quinto: Cuidados

Ahora debes llevar a cabo los cuidados del cultivo, muchas de ellas necesitarán apoyo al ir creciendo y en esto debes colocar guías. Riégalas dos veces a la semana dependiendo la temperatura del ambiente.

El suelo siempre debe mantenerse húmedo pero evitar encharcamientos, un exceso de humedad puede producir moho en las vainas. Cuida de la maleza alrededor y aplica un poco más de composta a medio tiempo de siembra.

Sexto: Enfermedades y plagas

Existen enfermedades y plagas que pueden aparecer en tu cultivo de garbanzo, las más comunes son:

  • Pulgones: Para esta plaga puedes aplicar jabón potásico exactamente en el envés de la planta. Si ves que abunda puedes aplicar extracto de neem.
  • Gorgojos: Para su control se recomienda tener una rotación en el cultivo, pueden cultivarse cereales antes de los garbanzos.
  • Mosca del garbanzo: Con esta plaga utiliza extracto de neem para combatirlo.
  • Fusarium: En este caso se recomienda rotar el cultivo, aplicar cola de caballo, ventilar la zona y evitar encharcamientos.

Séptimo: Cosecha

Luego de todo este trabajo y cuidado tendrás la recompensa de cosechar tu cultivo de garbanzos. El tiempo de la cosecha se nota cuando las vainas se observan tiernas en color verde fresco.

Para conservar el garbanzo en grano, se deben cortar varias vainas y dejarlas secar antes de abrirlas. También se puede cortar la planta y dejar que sus hojas se marchiten hasta que tengan un color café, si las cuelgas en un lugar techado y seco terminarán de secarse para sacar los garbanzos de su vaina fácilmente.

Si aplicas todas estas técnicas que hemos destacado en esta guía sencilla, tendrás buenos resultados al cultivar en casa o por grandes cantidades.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *